Cortesía y Disciplina: La etiqueta en el golf

Por: José Luis Farías V.
joseluisfarias1964@hotmail.com

Como lo sabes si ya practicas o te interesa el golf, la etiqueta ocupa un lugar importante en este deporte.

Las reglas que rigen el respeto de la etiqueta golfística fueron creadas en la ciudad escocesa de Edimburgo alrededor de 1450, y se encuentran plasmadas en la Sección I del manual aprobado por la United States Golf Association y el Royal and Ancient Golf Club of St. Andrews, y adoptado a su vez por la Federación Mexicana de Golf.

Éstas se dividen en “partes” respectivamente dedicadas al espíritu del juego, la seguridad, la consideración hacia otros jugadores, el ritmo de juego, la prioridad en el campo, el cuidado de dicho campo y los castigos.

El espíritu del golf puede resumirse de la forma siguiente: conducirse con disciplina y hacer muestra de cortesía y deportividad.

La seguridad consiste en garantizar que otro jugador no esté cerca y pueda resultar golpeado, así como no jugar hasta que los jugadores adelante estén fuera del rango de tiro. Cuando exista cualquier riesgo para otro jugador, se le deberá alertar al gritar fore, el término tradicionalmente usado en semejantes circunstancias.

La consideración se demuestra al no moverse, hablar o hacer ruido cuando el jugador ejecuta su tiro, respetar el orden (u honor) de tiro, tanto en la mesa de salida como en el green y a lo largo del recorrido. Se debe evitar igualmente pararse o dejar su sombra en la línea de putt, así como acercarse al green cuando otro no ha terminado de jugar.

Asimismo, no se debe pisar o cruzar la línea de putt de los demás jugadores, pero sí siempre ceder el turno en caso de duda, y, sobre todo, respetar el turno de otro jugador.

De igual forma, se hace muestra de consideración y respeto de la etiqueta al estar a tiempo en el turno de salida (cinco minutos antes del tee time); reparar, al finalizar el hoyo, las marcas de los zapatos sobre el green; no ejecutar putts a horcajadas; ceder el honor al jugador que ganará el torneo para que sea el que realice el último tiro; y, finalmente, despojarse de su gorra o sombrero en marca de respeto al vencedor, como lo hacen los profesionales.

En caso de que un jugador ejecute su tiro fuera de turno, no se prevé penalidad, pero su oponente puede requerir que se cancele el golpe y se juegue en el orden correcto. Si un jugador se pone de acuerdo con otro para jugar fuera de turno y ello le da ventaja a alguno de ellos, ambos serán descalificados.

Lo relativo al ritmo de juego consiste en no retrasarse ni dejar un hoyo libre, siempre estar listo para ejecutar el tiro, abandonar inmediatamente el green cuando se haya concluido el hoyo y respetar el par time.

Cuando un jugador tiene el turno para ejecutar un tiro, lo debe hacer en un tiempo máximo de 55 segundos (en promedio) y los jugadores siguientes disponen de 45 segundos, contados a partir del momento en que llega a su bola y no existe impedimento alguno para ejecutar su tiro.

Las reglas relativas al cuidado del campo requieren arreglar las marcas de la pelota y los zapatos en el green, no extraer la bola del hoyo con el bastón, no hacer divots (levantamiento de césped al golpear) en el swing de práctica, borrar las huellas dejadas por una presencia en las trampas de arena y reparar los divots provocados en el fairway.

Aunque la infracción de estas reglas tampoco conlleve penalidad, si un jugador constantemente hace caso omiso, el comité de reglas podrá aplicar medidas disciplinarias, que pueden consistir en una prohibición de jugar en ese campo o en alguna competencia.

Si la violación se considera seria, el Comité podrá castigar o descalificar al jugador de la competencia, como lo estipula la regla 33-7.

Aunque sólo existan 34 reglas de juego en el golf, ocurre que aun los profesionales las infrinjan. Este año, durante la tercera ronda del Abierto Británico, celebrado en esta ocasión en el campo de Muirfield (ubicado en la localidad escocesa de Gullane), el jugador japonés Hideki Matsuyama, entonces a tres golpes de los líderes, recibió un golpe de penalidad en el hoyo 17 por juego lento. El grupo integrado por el nipón de 21 años y el estadounidense Johnson Wagner tenía 15 minutos de retraso, por lo que fueron cronometrados. Matsuyama se tardó más de un minuto en pegar su putt en el hoyo 15 y 2 minutos 12 segundos para su segundo golpe desde el rough en el 17, lo cual le valió el castigo.

Por todo lo anterior, te recomiendo consultar detenidamente el reglamento, cuyo conocimiento te permitirá disfrutar aún más de este bello deporte.

BCM, BCM 60, Deporte, Especial, eventos, Salud