OC y Triumvirat

Por: Alejandro Velázquez
vinosvixan@live.com.mx

Recargado en una barda de piedra y saboreando el éxito de una gran cosecha, el enólogo mexicano Hugo D’Acosta volteó al cielo y, al ver correr las nubes, se puso a pensar: “cómo me gustaría hacer vino por el mundo como lo hacen las nubes, sin fronteras”. A los pocos días, emprendió un viaje a Montpellier, ciudad del sur de Francia que había marcado su desarrollo profesional, y encontró un hermoso viñedo con cepas de más de 40 años en Feilluns, aldea de apenas 60 habitantes ubicada a corta distancia de los Pirineos.

De esas reflexiones nació la denominación “Troposfera”, fruto de la unión de sueños y de la necesidad de experimentar e interpretar la uva francesa para el paladar mexicano, además de proponer alternativas novedosas.

“Troposfera”, el término científico referente a la capa de la atmósfera en contacto directo con nuestro planeta y en la cual se gesta el conjunto de los fenómenos meteorológicos que influyen en el desarrollo de los seres vivos, también le da su nombre a una nueva manera de ver el vino, basada en la comprensión de todos los factores (tierra, uva, trabajo humano…) que permiten grandes creaciones vitivinícolas.

Es así como Hugo D’Acosta, sin duda el mejor enólogo del País, y Vinos Vixan han desarrollado en dos hectáreas de viñedos de la región de Languedoc-Roussillon, al sur de Francia, dos etiquetas extraordinarias para un mercado mexicano cada vez más conocedor:

Triumvirat resulta de la unión de tres uvas dotadas de grandes cualidades –shiraz, carignan y chenançon–. El talento de la elaboración de esta producción de 6 mil botellas y sus 12 meses de barrica de roble francés (a los que se agrega un año de guarda en botella) redundan en un vino exquisito y perfectamente equilibrado.

De atractivo color rubí, el Triumvirat es luminoso y brillante, y ofrece una nariz marcadamente frutal, con reminiscencias a cerezas y ciruelas, y con matiz herbáceo y provocador. Su potencial aromático se expresa libremente en boca, con un paladar intenso, brioso y envolvente, amables amargos y una sensación fresca y potente. Éstos le permiten un maridaje ideal con platillos ricos en condimentos y, de manera general, las preparaciones con sabor intenso.

Por su parte, el OC es una referencia aún más exclusiva, ya que las 2 mil botellas que constituyen su cosecha total están elaboradas al 100% con chenançon, una uva endémica de la mencionada región meridional francesa, por lo que constituye el único vino tinto de su tipo en el mundo.

La intensidad de su nariz y su paladar, así como su equilibrio aromático y la duración de su retrogusto, convierten al OC en compañero inseparable de platillos mexicanos condimentados, pero también carnes asadas, hojaldres y empanadas, así como quesos curados.

Cabe destacar que su elevada calidad les valió tanto al Triumvirat como al OC recibir la certificación de la Academia Mexicana del Vino A.C., la cual, tras llevar a cabo estrictos análisis y pruebas sensoriales en ambos vinos, les otorgó respectivamente factores de 86% y 93% de gusto para el paladar mexicano.

Hoy en día, Hugo D’Acosta y su equipo continúan encargándose de elaborar y supervisar la maduración de estos dos productos del providencial encuentro entre México y Francia, al tiempo que Vinos Vixan acerca estas nuevas ilustraciones de la alta enología nacional a los consumidores más exigentes del País.

Si deseas saber más acerca de nuestras etiquetas, llama el 01 800 800 WINE o manda un correo a la dirección contacto@vinomexicano.net.

BCM, BCM 61, cultura, Especial