Fórmula “Aburrida”

Por: Luis J. Garnica Ortiz
luisjosego@me.com

Mas allá de la pelea por el primer lugar entre Hamilton y Rosberg en Bahrein, y la discusión en declaraciones entre estos dos mismos pilotos en Mónaco, la Fórmula 1 ha carecido de acción en pista, además de que la falta de sonido por parte de los nuevos motores V6 turbo no ha contribuido sino en críticas, emitidas no solamente por parte del público sino en algunas ocasiones por los mismos pilotos, jefes de equipo y hasta el “mandamás” de la F1, Bernie Ecclestone.

 

¿Quién tiene la culpa de tener una F1 tan aburrida este año? Muchos tendrán de seguro una respuesta fácil a la pregunta, al echarle la culpa a Ecclestone, pero aquí se impone una pequeña lección de historia. Durante los años 70 y 80, Ecclestone tomó control de los derechos comerciales de todo lo que lleva el logotipo de la F1: cualquiera de sus productos, los contratos con las pistas y las transmisiones de televisión en el mundo son acuerdos de los que se encarga Ecclestone, mientras que en la parte de reglas y regulaciones de la categoría, la FIA se encarga de estipularlas, como aparece declarado en el Acuerdo de Concorde, contrato firmado entre la empresa comercial que controla la Fórmula 1 de la que es dueño “Mr. E” y la Federación Internacional del Automóvil. Así que si hay que culpar a alguien por la falta de ruido en los motores y las regulaciones que han apagado el espectáculo, es a la FIA.

 

Otros de los culpables de toda esta tormenta son los propios equipos: me parece increíble que formaciones como Ferrari, McLaren y Red Bull, que tienen presupuesto tan altos como el de Mercedes AMG, simplemente no le puedan dar la pelea a las flechas plateadas. Red Bull, que tiene al mejor ingeniero en la historia de la Fórmula 1; Ferrari, que presume siempre sus motores y McLaren, con sus innovaciones tecnológicas, no pueden maximizar estas ventajas y volver el campeonato más interesante y cerrado. Ecclestone, en una entrevista con el ex-piloto de F1 y comentarista de Sky Sports Martin Brundle, respondió tajantemente a la pregunta de cuál era para él el mayor problema de la categoría al afirmar “la falta de ruido”. Para ser honestos, al principio decía yo que el ruido era lo de menos, y que se necesitaban peleas en la pista, sobrepasos, pero tras escuchar los motores del año pasado en videos en YouTube, extraño mucho el sonido de esos V8.

 

Ecclestone llamó a los equipos a hacer algo respecto a los motores, pero éstos respondieron que se necesitaría un completo rediseño del sistema de escape, al igual que del mapa de los motores, y que eso no era fácil, ni tampoco nada barato, pero hay que reconocer que un equipo por lo menos es el que ha explorado la posibilidad, Mercedes AMG, con un sistema de escape nuevo que probó recientemente en Barcelona: el sistema tenía la forma de una trompeta gigante pero, según reportes de la prensa y un blog de Nico Rosberg, fue un fracaso y no logró amplificar el sonido, así que para motores más ruidosos tendremos que esperar el próximo año.

 

Pronto se llevarán a cabo las pláticas acerca de la controversial nueva regla de la FIA sobre un tope presupuestal para todos los equipos, algo parecido a lo que se hace en la NFL con el tope salarial. En verdad, no sé si sea ahorita el momento indicado para hablar de eso y creo que con el poco desarrollo que los equipos están logrando, y todos los problemas que tienen las regulaciones que ya se pusieron en juego a principios de este año, será muy difícil para los equipos digerir una nueva regulación que restrinja la posibilidad de invertir más en sacarle todo el jugo posible al paquete aerodinámico y de motores que tendrán para el año que viene.

 

Estábamos lejos de ver una temporada como la de 2012, donde cada una de las primeras siete carreras tuvo un ganador diferente y Alonso y Vettel pelearon el campeonato hasta la última carrera, en Brasil. No obstante, el Gran Premio de Canadá, celebrado en el Circuito Gilles Villeneuve, parece haber revivido de alguna manera la máxima categoría: la primera victoria del australiano Daniel Ricciardo, de Red Bull, no fue solamente una victoria para este equipo y el propio piloto, sino también para la Fórmula 1 en su conjunto, que ha recuperado parte de su emoción con esta carrera, que suele dejarnos al filo de nuestros asientos. Veo a futuro una fuerte pelea interna en Red Bull si Ricciardo sigue con la buena racha que tiene y nos leemos en agosto.

BCM, BCM 63, Deporte, Especial, eventos, Salud