Un Empujoncito Contra el Cambio Climático

Por: Juan Ignacio Duran
juan.duran1@gmail.com

Recientemente, la Organización de las Naciones Unidas publicó su reporte en torno al cambio climático (IPCC). Los resultados presentados no son nada halagadores para el futuro de este mundo.
Básicamente, el reporte indica que los cambios climáticos serán más severos en el futuro. Los inviernos serán más fríos, las sequías más largas, los veranos más calientes y las precipitaciones más abundantes.
En los últimos años, el cambio climático ha afectado a varios países, como por ejemplo Siria. Un 60% de su territorio sufrió severas sequías entre 2006 y 2010. Más de un millón de personas se desplazaron del campo a las ciudades. Esto trajo como consecuencia un problema social muy fuerte, que derivó en manifestaciones en contra del gobierno central de Siria.
Los científicos opinan que, para ayudar a aminorar este fenómeno, es necesario reducir el consumo de carbón, petróleo y gas como medios de generar energía.
Hay quienes opinan que el cambio climático no representa un problema y que se trata de algo con lo que podemos vivir.
El periodista Thomas Friedman tiene una teoría: comenta que en este momento los países avanzados científicamente están en un punto en el que sólo necesitan un empujoncito para desarrollar fuentes de energía limpias.
Las fuentes de energía eólica y solares que tenemos actualmente son el resultado del embargo petrolero de 1974. Ese año inició la investigación para desarrollar esas tecnologías, así como la producción de motores más eficientes, de cuatro y seis cilindros. Y se adoptaron cambios en los límites de velocidad en las carreteras, con las famosas 65 y 75 millas que buscan hacer más eficiente los consumos de gasolina.
Friedman propone que se trabaje en el perfeccionamiento de las fuentes de energía limpias para dejar de depender del petróleo, el carbón y el gas. Comenta que si el presidente Putin de Rusia cortara el suministro de petróleo y gas a Europa, resultaría de gran ayuda para avanzar en este sentido.
El ejercicio que harían las naciones científicamente adelantadas para buscar fuentes de energía limpia sería muy benéfico para el mundo entero. Sería como prepararnos para un maratón. No importa si lo corremos o se cancela. Estaremos mejor que antes, pues tendremos una mejor condición física, nos sentiremos bien y viviremos más sanos.
Lo mismo sucede con avanzar en la búsqueda de nuevas fuentes de energía limpia y eficiente. Ya sea que tengan o no una correlación con el cambio climático, de todas formas ganaríamos al tener energías mas limpias, aire más puro, poblaciones más sanas, avances en la innovación, sociedades mas conscientes y dejaríamos atrás la dependencia de los fósiles como fuentes de energía y de los gobernantes neuróticos que amenazan al mundo con dejarlo sin petróleo.
Como podemos ver, sólo es necesario un empujoncito para lograrlo y quien lo puede dar en este momento es Putin, al cerrar el suministro de petróleo y gas a Europa.

BCM, BCM 63, Especial, Finanzas, Negocios