RUSIA / UCRANIA: FINAL DE PARTIDA

Los inversionistas que quedaron atrapados por la historia entre Rusia y Ucrania lo han descrito como «imprevisible». Si bien los hechos han sido imprevisibles y trágicos, puede encontrarse una explicación más razonable de lo que se supone al modo de actuar de Rusia.

Las acciones de Rusia en Ucrania pueden considerarse coherentes con una estrategia más general destinada a preservar su influencia en los que fueran estados soviéticos. Fuera del trío báltico formado por Estonia, Letonia y Lituania, Rusia ha contribuido a garantizar que ningún antiguo estado soviético se uniera a la OTAN o a la UE. Ucrania ha sido un foco especial de preocupación para Rusia, debido a su tamaño y a su proximidad con los países miembros de la OTAN y de la UE.

Este año, Rusia no pudo impedir que Ucrania celebrara un acuerdo de asociación con la UE y fue testigo de la caída del gobierno prorruso en Kiev. Desde entonces ha promovido acciones en la región oriental de Ucrania para disuadir a la OTAN, y en última instancia a la UE, de aceptar el ingreso de Ucrania como miembro. Asimismo, ha tomado pleno control de sus intereses militares estratégicos en Crimea.

A diferencia de Crimea, la región oriental de Ucrania no alberga activos rusos de importancia estratégica, tales como bases militares clave. En un nivel geopolítico general, la influencia de Rusia en los asuntos de la región oriental de Ucrania funciona más como un elemento de disuasión para impedir un acercamiento con Occidente.

La influencia de Rusia puede darle participación en debates regionales de menor magnitud, como por ejemplo, si corresponde que Ucrania conceda más poder a las zonas de habla rusa. Pero, como sucedió con su intervención en Georgia en 2008, el objetivo ulterior de Rusia consiste en consolidar su poder en Ucrania y otros antiguos estados soviéticos y evitar que se desarrollen más vínculos con la OTAN y la UE.

Si Rusia está actuando con racionalidad, tanto económica como políticamente, los inversores deberían esperar un retiro gradual como final de partida. Tratará de mantener latente su influencia en el país, evitar una escalada importante o sanciones generalizadas (de nivel tres), y disuadir a Ucrania, la OTAN y la UE de que estrechen relaciones.

No obstante, a pesar de la frágil tregua acordada hace poco, los inversores deben también tener presente que Rusia posiblemente vaya a aumentar su influencia si cree que Ucrania está abrumando a elementos prorrusos en el este. Occidente parece estar reservando posibles sanciones por si fueran necesarias más respuestas.

En consecuencia, los inversionistas deben tener presente que una crisis «latente» no es lo mismo que una crisis estable. El riesgo de accidentes geopolíticos, como el reciente derribo de una línea aérea comercial de Malasia, está muy presente. Asimismo, muchas de las sanciones económicas contra Rusia, como el bloqueo del acceso a nueva financiación internacional para determinadas entidades, comenzarán a ser más incisivas con el paso del tiempo.

Es posible concebir un acuerdo que comprometa al gobierno de Ucrania a no unirse nunca a la OTAN, a conceder más autonomía a las provincias del este y a velar por los intereses rusos en Ucrania. A cambio, Rusia se comprometería a no apoyar a los separatistas. No obstante, aunque llegara a alcanzarse dicho acuerdo, las negociaciones podrían durar meses, o incluso años, debido a la desconfianza mutua que existe entre Rusia, Ucrania y Occidente, además de que resultaría difícil poder garantizar su cumplimiento y una paz duradera.

Con esto en mente, los inversores deben considerar que la dinámica geopolítica constituye un eventual catalizador más importante del rublo, las acciones y los bonos rusos que los fundamentales económicos y corporativos. A primera vista, los activos rusos parecen estar tan baratos que a los inversores les cuesta adoptar una visión indefectiblemente pesimista. Sin embargo, durante el último año, estos activos han tenido una volatilidad dos veces mayor que otros activos equivalentes de otros mercados emergentes.

Más aún, debido a las sanciones actuales y al riesgo de que no sean las últimas, muchos inversores han comenzado a evitar completamente los activos rusos. Los índices de referencia a la larga habrán de excluirlos de su composición si, como consecuencia, su negociación comienza a ser más difícil. A medida que aumenta el número de entidades rusas afectadas por sanciones, la cartera de activos rusos susceptible de inversión disminuye y se acentúa así el aislamiento financiero de Rusia respecto de Occidente.

Consideraciones legales. El presente artículo ha sido preparado por el equipo de análisis de Wealth Management Research de “UBS A.G.” y adaptado por Adolfo Acebras, Analista para México de UBS Asesores México, S.A. de C.V. (en adelante, “UBS Asesores” y en conjunto con UBS AG, “UBS”).

UBS expresamente rechaza cualquier responsabilidad derivada del uso del presente artículo y no garantiza de manera expresa o tácita, la fiabilidad o integridad de la información, así como tampoco garantiza que estas estimaciones o proyecciones serán cumplidas. Los resultados finales variarán de las proyecciones y dichas variaciones podrían ser sustanciales. La información contenida en el presente artículo no es ni debe ser considerada como una promesa o garantía con respecto al pasado o al futuro. Toda la información, opiniones y precios establecidos en este documento, son actuales únicamente al momento de su publicación y pueden ser alteradas sin previo aviso. Es importante destacar que los valores referidos en este artículo por los autores fueron valuados sobre la base de precios aproximados y de mercado utilizados comúnmente por la banca. Esos valores deberán considerarse como únicamente indicativos y UBS no está obligado para con ellos. Este artículo no debe ser interpretado como una oferta de adquisición o venta de valores o instrumentos financieros relacionados por parte de UBS.

UBS Asesores México, S.A. de C.V. es una subsidiaria indirecta de UBS AG Suiza.
UBS Asesores México, S.A. de C.V. es un asesor en inversión constituido de conformidad con la Ley de Mercado de Valores, no es una institución de crédito y se encuentra impedido a recibir depósitos o mantener valores en custodia.
UBS Asesores México, S.A. de C.V. no forma parte de UBS Grupo Financiero, S.A. de C.V. ni de ningún otro Grupo Financiero Mexicano y sus obligaciones no se encuentran garantizadas por ninguna tercera parte.
UBS Asesores México, S.A. de C.V. no ofrece rendimientos garantizados.

BCM, BCM 65, Especial