¿CRISIS EN LA FÓRMULA 1?

A finales de octubre se dio a conocer que Marussia F1 y Caterham F1 no continuarían con su participación en el calendario 2014 de la Fórmula 1 debido a una falta de recursos para financiar los viajes a Estados Unidos, Brasil y más tarde a Abu Dhabi, en los Emiratos Árabes Unidos. Varios expertos consideran que la Fórmula 1 se encuentra en una crisis financiera y que es necesario que los líderes de la categoría reaccionen correctamente para asegurar el futuro de la categoría reina del automovilismo.

 

El líder supremo de la F1, Bernie Ecclestone, declaró en el fin de semana del Gran Premio de Brasil que aquellos que pensaran y dijeran que la Fórmula 1 se encuentra en crisis no sabían de qué hablaban. En esta ocasión, debo coincidir con “Mr. E”: los equipos pequeños, como Caterham y Marussia, siempre vienen y van en la máxima categoría. ¿Quién puede olvidar a Prost F1, Super Aguri o Minardi F1? Todos ellos han desaparecido por el mismo mal, la falta de dinero. Pero, en ese entonces, nadie cuestionó el futuro del deporte. ¿Por qué hacerlo ahora? Creo que la F1 está pasando por una crisis de identidad que se deriva, desde mi punto de vista, en que este año conllevó muchos cambios a los cuales los equipos no se han podido adaptar completamente y que han provocado una falta de espectáculo en la pista.

 

La categoría ha sido tildada de aburrida, debido a que solamente las “Flechas Plateadas” han peleado el campeonato de pilotos (y ni hablar del de Constructores, que ganaron desde el Gran Premio de Japón). A lo anterior se ha aunado la falta de ruido de los motores, algo que pude presenciar en el Gran Premio de Estados Unidos, en Austin. Pero, pese a todos esos detalles, decir que la F1 está en crisis debido a que dos equipos de bajo presupuesto decidieron no continuar con su participación está totalmente fuera de lugar.

 

Lo que sí se puede reconocer es que, sin cuatro carros, la Fórmula 1 tendrá que buscar alternativas para traer más “ruido” en 2015. De entrada, Marussia anunció en el fin de semana del Gran Premio de Brasil que cerraría sus puertas de manera definitiva, mientras que aún se están esperando noticias sobre el estatus de Caterham para el próximo año. No se espera que equipos nuevos entren al campeonato hasta 2016, fecha en la cual el equipo estadounidense Haas F1 espera hacer su debut.

 

Durante la temporada se han barajado dos soluciones a la actual situación de la F1: la primera consiste en reducir los costos o poner un límite de gastos para los equipos en general, para que la categoría sea más accesible para equipos pequeños como Marussia y Caterham. El problema de esta propuesta es que los equipos grandes (Ferrari, Red Bull Racing, McLaren y Mercedes AMG F1) no tienen el más mínimo interés en reducir sus gastos. En lo personal también veo un problema con esta propuesta: aunque es cierto que los equipos pequeños tendrían más posibilidades de competir con los grandes, la tecnología y la innovación que siempre han distinguido a la F1 desaparecerían y ésta sería menos atractiva para los equipos de fábrica.

 

La segunda solución, y la que probablemente sea aplicada en 2015, es la de un tercer carro. No hace muchos años, Luca di Montezemolo, expresidente de Ferrari, propuso la idea de correr un tercer carro. La idea hasta el momento ha sido bien vista por varios equipos, pero también tiene sus críticos. Dentro de los beneficios están el hecho de que pilotos más jóvenes tendrían la oportunidad de llegar a equipos “top” y más posibilidades de destacar, es decir que habría más posibles “estrellas” en la F1. Pero uno de los lados negativos es que no todos los equipos tienen el presupuesto para correr un tercer carro. De hecho, equipos como Sauber, Force India F1 y Lotus F1 apenas tienen el dinero suficiente para mantener a sus escuderías corriendo todo el año. Un tercer carro sólo en los equipos grandes significaría que ellos tienen más posibilidades que los equipos con dos carros de ganar puntos en el Campeonato de Constructores, que por cierto también determina cuánto dinero recibe cada equipo al final del año.

 

En conclusión, es probable que la F1 tenga que mantenerse con 18 monoplazas para el año que viene y que espere 2016 y el ingreso de Haas F1, y posiblemente dos equipos más, uno de ellos Forza Rossa y, de acuerdo con los rumores, la entrada de Audi.

 

Quiero cerrar este artículo, el último del año, pidiendo por la salud de Jules Bianchi, ex piloto de Marussia F1, y esperando su pronta recuperación de lo que fue el accidente más grave ocurrido en la categoría desde la muerte de Ayrton Senna. Por último, te deseo a todos una feliz Navidad y un próspero Año Nuevo. ¡Nos leemos en el 2015!

BCM, Deporte, Especial, eventos, Salud