¿Porque las epocas festivas son dañinas para nuestra salud?

¿Por qué las épocas festivas son dañinas para nuestra salud?

 

Es un triste dato estadístico: las épocas festivas, desde Navidad a Año Nuevo, son tiempos traicioneros cuando se trata de nuestra salud.

 

“Acrecientan los ataques cardiacos y otros problemas cardiovasculares”, indica el Dr. John Young, médico especializado en el tratamiento de enfermedades crónicas a través de tecnologías bioquímicas, fisiológicas y nutraceúticas, y autor de “Beyond treatment: Discover how to build a celular foundation to achieve optimal health”.

 

“La incidencia en los casos de neumonía aumenta en climas fríos y cálidos. Y las muertes por causas naturales también ascienden. De hecho, ¡más personas mueren por causas naturales en Navidad que cualquier otro día del año!”

 

Mientras esos números son bien documentados, las causas no lo son.

 

“El estrés juega un rol, particularmente si tu sistema inmunológico está débil,” comenta Young. “Si observas la manera en que nos alimentamos desde Halloween hasta Año Nuevo, es fácil percibir cómo el sistema inmunológico se debilita y, por lo contrario, las personas saludables se vuelven más susceptibles a enfermedades durante las épocas festivas”.

 

Es bioquímica básica, dice.

 

“Comemos mucha más azúcar refinada, por ejemplo, que es un carbohidrato al cual se le ha despojado de todas sus vitaminas, minerales y proteínas”, comparte Young. “Nuestros cuerpos no lo pueden utilizar, por lo que las células de nuestros órganos digestivos trabajan más de lo normal, quemando demasiada energía, vitaminas y minerales para digerirlo, y no reciben nada a cambio. De esta manera terminan debilitándose.

 

¿Podemos entonces comer un poco de azúcar y tener buena salud? Young responde que sí. “La ocasional rebanada de pay de calabaza se vale, siempre y cuando también estés alimentando tus células con los nutrientes que necesitan –minerales, vitaminas, proteínas de buena calidad, aminoácidos y ácidos grasos esenciales– para mantenerse saludables.”

 

Ofrece otros tips para mantenerse saludables durante las épocas festivas y el resto del año:

 

  • ¡Toma tu vitamina D!: la vitamina D es en realidad una hormona, no una vitamina, y una de nuestras mejores fuentes para ella son los rayos del sol. Desafortunadamente, muchas personas trabajan en interiores todo el día, por lo que recibe muy pocos rayos solares. Cuando salen, usan manga larga y bloqueador para protegerse contra el cáncer de piel. Y, por supuesto, en invierno, las personas en tiempos fríos permanecen adentro. Como resultado, muchos de nosotros tenemos un déficit de vitamina D y es por ello que deberíamos tomar suplementos.

 

“La vitamina D es crucial para muchos sistemas fisiológicos, incluyendo nuestra defensa inmunológica”, dice Young. “Ayuda a luchar contra infecciones bacterianas y virales, entre ellas la influenza. Apoya nuestro sistema cardiovascular: niveles óptimos de vitamina D pueden reducir la hipertensión, los ataques al corazón y los accidentes cerebrovasculares.

 

“Si siento que me resfriaré, suelo tomar unas 40 mil unidades de vitamina D a la hora de dormir”, recomienda. “La siguiente mañana, usualmente me siento como una persona nueva”.

 

  • Come tu proteína – 1 gramo diario por cada kilogramo de peso corporal: pensamos que una dieta saludable es comer muchísimas frutas y verduras. Nos hemos olvidado de las proteínas, resalta Young.

 

“Nuestro sistema inmunológico está compuesto por proteínas: nuestros huesos son 40 % proteína,” menciona. “Necesitamos proteína”.

 

Cuando calcules tu ingesta de proteína, considera que un huevo tiene alrededor de 8 gramos, y 8 onzas de pescado, pollo, carne de res, o carne de puerco, contienen alrededor de 30 gramos.

 

Young no le da a sus pacientes más de 100 gramos de proteína por día.

 

  • Duerme bien por las noches, haz ejercicio, y maneja tu estrés: así es, algunas órdenes de los médicos jamás cambian. Descansar, el ejercicio y encontrar maneras efectivas y saludables de lidiar con el estrés son maneras simples de consentir nuestras células.

 

“Uno de los muchos beneficios celulares del ejercicio es el incremento de oxígeno en la corriente sanguínea. Cada célula requiere oxígeno, por lo que considero el ejercicio como otra manera de alimentar las células”.

 

También es importante manejar el estrés durante las épocas festivas. Con un estrés descontrolado, nuestro cuerpo secreta grandes cantidades de cortisol que, entre muchas otras cosas, suprime al sistema inmunológico.

 

“Toma tiempo para meditar, escuchar música, o sal a caminar,” recomienda Young. “Se siente muy bien ¡además es bueno para ti!”

 

 

 

 

 

 

 

BCM, Belleza, Deporte, Especial, eventos, Salud