Los principales retos de la empresa familiar

Los negocios familiares predominan entre las empresas existentes en México. Se estima que el 90% de las entidades económicas están dentro de este sector, lo que indica la importancia de su contribución para el desarrollo económico y social de nuestro país. El principal objetivo de la empresa familiar es lograr la continuidad, el crecimiento y la permanencia en el tiempo; en efecto, de cada 10 empresas, sólo tres logran pasar a manos de los hijos y una llegará a la tercera generación.

Por ello, es relevante saber cuáles son los principales retos que enfrentan las empresas familiares con el fin de tomar acciones preventivas y/o correctivas:

• Conciliación de intereses entre empresa y familia: La familia influye en la empresa de dos maneras: positivamente, cuando existe un compromiso y talento entre sus miembros y negativamente, cuando las excesivas demandas y exigencias familiares penetran en la cultura y la gestión de la empresa.

• Velocidad de asimilación del cambio: Las generaciones mayores se resisten a hacer espacio a los hijos y los limitan en su participación en decisiones importantes. Por otro lado, las generaciones más jóvenes asimilan más rápidamente los cambios tecnológicos y pueden llegar a menospreciar los conocimientos, las habilidades y las experiencias de sus mayores.

• Profesionalización de la empresa: Se trata de un proceso de transformación gradual destinado a desarrollar una estructura competitiva conformada con personas con capacidades necesarias para desempeñarse en cada puesto, independientemente de que pertenezcan o no a la familia propietaria.

• La sucesión: Es muy importante que el proceso de transición generacional se realice considerando los intereses, las necesidades y los deseos de las partes involucradas: fundador, sucesor, familia y miembros accionistas de la empresa.

Algunas acciones que pueden tomarse para resolver los mencionados retos son:

• Fomentar el diálogo y ver las situaciones desde diferentes perspectivas

• Integración de talentos (familiares y no familiares)

• Protocolo familiar

• Creación de órganos de gobierno en la empresa, entre ellos Consejos de Administración

• Desarrollo de miembros de la siguiente generación

El lograr que la familia empresaria se organice en torno a reglas, compromisos y valores comunes respaldará las decisiones asegurando que patrimonio y riqueza familiar perduren con el paso del tiempo.

El Ing. José Angel Vázquez V. es director del Centro de Empresas Familiares de la Universidad de Monterrey.

BCM, Especial, Finanzas, Negocios