WEST MIDLANDS: EL CORAZÓN TRADICIONAL DE INGLATERRA

Londres es la gran ciudad británica que captura el interés de la mayoría de los viajeros. Sin embargo, hoy hablaremos de los pueblos que enriquecen la esencia de lo británico. Por ello, quiero presentarte una región del centro de la isla, plena en pequeñas poblaciones que evocan los tiempos de Shakespeare y salpicada de castillos rodeados de prados, donde afloran la aristocracia y el flemático carácter inglés.

La región de West Midlands (Tierra Media Occidental) es un resumen del espíritu bucólico. Su capital, Coventry, es una ciudad reconstruida sobre las ruinas de la Segunda Guerra Mundial. Quizá su atractivo turístico se limite ahora a la famosa catedral cuyo techo sigue abierto, como legado de aquel bombardeo alemán que trataba de aniquilar las plantas de producción de tanques ubicadas aquí. De aquí mismo es la famosa Lady Godiva, quien, con su temple y decisión, se convirtió en una leyenda que sobrevive incluso como marca de la célebre chocolatería. El esposo de Lady Godiva, el barón Leofrico, no era muy sensible a las carencias de sus vasallos. Cuando intentó elevar los impuestos, Lady Godiva protestó. Leofrico dudó de su buena causa y la retó a caminar desnuda por la ciudad de Coventry. De hacerlo, levantaría el impuesto. Lady Godiva aceptó. Cabalgó desnuda y, según las narraciones de la época, todos bajaron la mirada en señal de respeto por la mujer que prefería mostrar su cuerpo antes que abandonar a la población.

A 20 minutos apenas al sur de Coventry se encuentran tres pueblos de historia, tradición y abolengo. Leamington Spa, Warwick y Stoneleigh mantienen el sencillo encanto de tiempos pasados. En Warwick se ubica uno de los varios castillos de la región, quizá el mejor preservado. En su interior está una muestra de los artefactos de la vida diaria del siglo 13, así como autómatas que encarnan al conde de Warwick en reunión con sus caballeros. Los jardines que lo rodean son espectaculares para la fotografía.

Leamington Spa, con menos de 50 mil habitantes, muestra aún hoy la elegancia con que se cubrió en el siglo 19, cuando fue considerado el sitio de retiro ideal para la aristocracia británica. Su clima, aunado a la presencia de aguas termales (consideradas medicinales), lo convirtieron en residencia de predilección de miles. Su Landsowne Crescent, así como el edificio de los Baños Reales, son evidencia de ello. Por su parte, Stoneleigh es sede de la mayor muestra anual de autos modificados. Gente de toda la isla se congrega en verano en los prados de esta pequeña población de casas con techos de paja con un solo objetivo. Es aquí donde se mezclan desde autos clásicos de más de 90 años de antigüedad (y buen funcionamiento) con modelos Veyron, de Bugatti. Todos comparten una característica: han sido modificados en su aspecto para hacerlos aún más protagónicos.

El nombre de William Shakespeare está íntimamente relacionado con esta región. Stratford-upon-Avon fue su sitio de nacimiento y hoy vive del turismo que lo visita para sentir la mística shakesperiana. Su gran calle peatonal está salpicada de las famosas “Cinco casas de Shakespeare”, donde no sólo se observa la tradicional arquitectura británica de hace 400 años, sino que se respira el ambiente de aquella época. Los guías, todos voluntarios, se asumen como coetáneos de Shakespeare y visten y hablan como si el siglo 16 cubriera aún Stratford. El río que cruza la ciudad, el Avon, es el escenario ideal para esos paseos románticos en botes de remos, seguidos de un picnic en sus orillas, mientras que gansos y patos graznan emocionados por el pan que se les lanza. Los fanáticos del teatro tendrán aquí un gran sitio para entretenerse las tardes veraniegas, pues Stratford es la sede del Teatro Real de Shakespeare. Diariamente se representan las obras del autor, respetando el estilo clásico de su puesta en escena original.

Finalmente, y en el extremo sur de la región, se ubican los Costwolds. Esta área está impregnada de pueblos pequeños de una sola calle a lo largo de la cual se ubican esas tradicionales casas inglesas. Los muros blancos, cruzados por postes diagonales de madera oscura, soportan techos de paja que aún cubren residencias cuyos precios inician en las 500 mil libras esterlinas (aproximadamente 11.5 millones de pesos). Detenerse en uno de los pubs a la vera del camino es también adentrarse en el corazón de la camaradería (y la cocina) inglesa. Escribo y la nostalgia por esta región de Inglaterra me abraza.

Si bien esta zona se ubica a 90 minutos en tren desde Londres, lo mejor es rentar un auto para moverse entre las poblaciones de forma más práctica y libre.

MarcoPolo siglo21 diseña y organiza viajes por los sitios más exóticos e interesantes del mundo, desde Groenlandia hasta Timbuctú. Si quieres conocer más, visita www.marcopolos21.com o síguelo en twitter @marcopolos21

BCM, cultura, Especial