Los cambios climáticos y la salud

La salud es un estado dinámico y sujeto a la capacidad de adaptación y respuesta del individuo a las condiciones del medio, entre ellas la temperatura, la humedad y la intensidad lumínica. Durante miles de años de evolución, el ser humano ha logrado adaptarse y sobrevivir como la especie dominante en este planeta. Sin embargo, el último siglo ha presentado mayores retos para la capacidad de adaptación humana, dando dado paso al incremento de enfermedades sin duda ligadas al progreso de la especie y resultantes de los cambios climáticos en el planeta.

Dichos cambios climáticos son perceptibles en todo momento, con las variaciones súbitas de temperatura y humedad debidas a las lluvias. Ello se relaciona con un incremento en los casos de enfermedades de las vías respiratorias, los cuales son más graves en personas con un sistema inmune más débil, como niños y adultos mayores. Sin embargo, es en los adultos jóvenes donde puede darse una mayor frecuencia en los casos y es precisamente donde menor atención se presta a los síntomas, provocando frecuentes contagios en centros educativos y laborales.

Los cambios climáticos también pueden potenciar otras condiciones ambientales, como el efecto invernadero, del cual escuchamos hablar de forma cotidiana y que es un fenómeno ligado a gases en la atmósfera que generan un mayor calentamiento global. En las grandes ciudades, puede observarse además la llamada inversión térmica, un fenómeno muy relacionado con el smog producto de la actividad humana, como el uso del automóvil y los gases producidos por la industria, donde el aire caliente queda atrapado por los gases antes mencionados y no puede ascender a las capas más altas de la atmósfera, por lo que no se da recambio del aire ambiental y los seres humanos respiran una mayor cantidad de polvo y otras partículas como las PM10, PM2.5 y menores, las cuales afectan negativamente la salud respiratoria de la población y en mayor medida a los grupos más vulnerables. Por lo anterior, debemos poner especial atención en las condiciones climatológicas y de la calidad del aire en nuestras ciudades, procurando no exponer innecesariamente a los niños y adultos mayores.

Otro aspecto a considerar, y que puede tener un efecto negativo en la salud, es la radiación UV, que en los últimos años ha presentado una mayor intensidad en nuestro medio y tiene un efecto acumulativo en la piel de todos nosotros. La radiación UV en nuestro planeta depende de la actividad solar y la capa de ozono alrededor de la atmósfera debería protegernos de la radiación más nociva. Sin embargo, en los últimos 100 años, la capa de ozono ha sufrido severos daños y cada día recibimos más radiación UV que en años anteriores, razón por la cual la piel de las personas más sensibles puede afectarse en mayor medida. Cabe mencionar que los daños en la piel por radiación UV pueden minimizarse, principalmente al no exponerse a la luz solar en horas de mayor intensidad (entre las 11:00 y 16:00 horas) y, por supuesto, al usar gorras, sombreros y bloqueador solar.

La pregunta que sin duda puede surgir es cómo conocer las condiciones ambientales de nuestro medio. Afortunadamente, en las grandes ciudades, frecuentemente se cuenta con sistemas de monitoreo ambiental que pueden revisarse prácticamente a cualquier hora a través de aplicaciones para smartphones, además de que es habitual que los medios de comunicación como radio y televisión hagan mención de la calidad del aire a diferentes horas del día. Como individuos, hay ciertas cosas que no podemos cambiar de inmediato, pero sí podemos tomar conciencia y cuidarnos a nosotros mismos y a nuestros seres queridos, atendiendo los informes de los medios informativos y siguiendo las indicaciones de las autoridades relativas a las contingencias ambientales, sabiendo de antemano que toda acción que emprendamos tendrá un efecto en nosotros mismos.

El Dr. Luis Clemente Jiménez Botello es profesor de la Escuela de Ciencias de la Vida del Instituto Tecnológico de Monterrey, Campus Ciudad de México.

 

Luis Clemente Jiménez Botello

jimenezbotello@yahoo.com.mx

BCM, Especial, Salud