Lácteos: Panorama internacional e implicaciones locales

Todos estamos familiarizados con la leche como producto de la canasta básica de alimentación en prácticamente todo el mundo. Desde hace mucho tiempo, los ministerios de salud de numerosos países han recomendado la inclusión de este producto en las dietas de personas de todas las edades. No fue sino hasta recientemente que los productos lácteos han sido foco de controversia y cuestionamiento sobre sus beneficios en la salud del ser humano. A pesar de ello, la realidad es que los lácteos siguen siendo una parte fundamental en la alimentación humana, son sumamente versátiles en sus aplicaciones y representan industrias que emplean a miles de personas a nivel mundial.

Además de ser un alimento completo, la leche también puede ser una materia prima y, dependiendo de su grado de fraccionamiento, integrar una gran variedad de ingredientes que, como los demás commodities, también están sujetos a variaciones en precio. La leche en polvo es uno de los principales indicadores de ello.

Hace un par de años, las condiciones de mercado nos presentaban una realidad muy diferente de la de hoy. China, el principal comprador y consumidor de alimentos, se encontraba en franca expansión y algunas sequías en regiones altamente productoras hacían que los ingredientes lácteos en general registraran una constante tendencia alcista.

Nuestra realidad hoy es opuesta: China, en desaceleración, consume la gran cantidad de ingredientes que puso en stock, condiciones meteorológicas favorables en la mayoría de las regiones productoras (con algunas excepciones), además de la eliminación de restricciones a la producción en otras regiones, proporcionan una situación perfecta para la baja de precios tal como lo vemos hoy en día.

Los precios internacionales para la leche descremada en polvo (en uno de sus indicadores principales, el “Global Dairy Trade”) han bajado 28% desde su última corrección a la alza en marzo de este año. Movimientos similares se han presentado para la leche entera en polvo y el panorama para el futuro cercano sugiere que esta tendencia se mantendrá, aunque algunos analistas mencionan que el “piso” en los precios ha sido alcanzado. De cualquier manera, hasta los analistas con visiones más alcistas de mercado parecen coincidir en que los precios podrían mantenerse en su nivel actual por un buen periodo.

¿Buenas noticias? Depende del punto de vista desde el que se analice. La realidad en México tiene varias caras: la industria, que tiene acceso a ingredientes en polvo, definitivamente ve un beneficio al poder hacer uso de insumos más baratos y capitalizar mejores márgenes. Sin embargo, no son buenas noticias para todos. Tomemos por ejemplo a los comercializadores de ingredientes lácteos, que, sin una adecuada estrategia de administración de riesgos y compras, podrían encontrarse rápidamente en una situación de pérdida de dinero. Por otro lado, tenemos a los ganaderos productores, que, con buenos niveles de producción, no son capaces de colocar su producto en el mercado a un precio competitivo, pues resulta más barato para la industria rehidratar producto en polvo importado. De este, modo el precio de venta de la leche líquida tiene que sacrificarse y muchos ganaderos terminan en situaciones de flujo de efectivo complicadas.

Como en todo mercado, hay ganadores y perdedores. En este caso podríamos ver una etapa de consolidación en la industria nacional, en la cual los pequeños comercializadores podrían estar en riesgo de cerrar sus negocios por pérdidas abultadas de efectivo, además de que los pequeños ganaderos también podrían verse en la necesidad de cerrar o vender sus granjas a productores más grandes para solventar sus obligaciones. El tiempo tendrá la última palabra.

 

Eduardo Perales

eduardo.perales@live.com.mx

BCM, Especial, Finanzas, Negocios