Recomendaciones para el Post-Entrenamiento

pexels-photo-260447

Probablemente no estemos genéticamente preparados para hacer dietas o, al menos, no estamos obsesionados con la alimentación como lo están los “fit influencers”, pero sabemos que cuando intentamos mantener el peso y la figura deseada, o incluso para hacernos sentir más felices, el ejercicio es fundamental.

Está comprobado que nadie puede transformar su cuerpo sin hacer ejercicio, lo primero que debes aprender cuando haces ejercicio es qué comer. Seguro que después de ejercitarte tienes ganas de comerte todo lo que pasa enfrente de ti, pero lo importante es controlar esos impulsos y seguir portándose bien con las comidas: proteínas para reforzar los músculos después del ejercicio, carbohidratos complejos para recuperar energía y sobre todo hidratarse, tomando agua especialmente, aunque cuando consumes frutas también se hidrata tu cuerpo. Es mejor consumir fruta después del ejercicio, porque si lo haces antes te consume la energía, por el azúcar que contienen. Puedes consumirlas en zumos o smoothies.

Proteínas:

Huevo: el huevo tiene 6.3 gramos de proteínas, por lo que es perfecto para la recuperación. Los puedes acompañar con un poco de aguacate para darle más color a tu plato.

Carbohidratos:

Sándwich de pan integral: con jamón de pavo y queso fresco. No le tengas tanto miedo a los carbohidratos, las dos rebanadas de pan, el arroz o la pasta integral son buenas opciones, puedes probar también la quínoa para variar un poco.

Es importante que hagas las cosas correctamente para que tus horas invertidas en el gym valgan la pena. El éxito de la transformación de tu cuerpo depende de las horas que le inviertas, de la intensidad de tu enterramiento y de la dieta que tengas. Esto es lo que debes de tomar en cuenta cuando realices tu entrenamiento:

– No te saltes el estiramiento: la razón más común para sufrir lesiones es por saltarse los estiramientos. Estos te ayudan a recuperarte más rápido y dejar que tus músculos se relajen y pueden crecer.
– Evita hidratarte con bebidas energéticas: estas bebidas contienen una gran cantidad de azúcar. Lo mejor es hidratarte con agua, dos litros diarios es lo recomendado, y complementar con snacks saludables antes y después del entrenamiento.
– Recibe tus nutrientes de la comida, no de suplementos: siempre es mejor recibir nutrientes naturales. Los suplementos nunca podrán reemplazar los nutrientes, vitaminas y minerales que se encuentran en una dieta sana y balanceada.
– No esperes para comer: justo después de realizar ejercicio tu cuerpo necesita nutrientes. Entre 15 y 20 minutos después de haber terminado se recomienda comer algo con aminoácidos y carbohidratos.
– Dormir: haciéndolo las horas correctas, además de que descansas, tu cuerpo se recupera del ejercicio que realizó ese día.
– Pensar que puedes comer todo: la dieta juega un factor muy importante en tu cuerpo y comer demasiado, aunque estés haciendo tu rutina de ejercicio, puede ser la razón por la que no estés viendo resultados.

Salud